Índice con imagenes

Mini tartas de queso y violetas. Receta.


En los últimos meses he estado practicando el arte culinario algo más de lo que solía hacer antes, visitado páginas y foros de cocina, principalmente de Thermomix que para mi es uno de los mejores inventos de la historia. La tarta de queso, de todos modos, es un postre que llevo haciendo desde hace años para mi cumpleaños o para ocasiones especiales; sin embargo esta versión, la de la tarta de queso y caramelos de violeta, es una que llevaba meses en mi lista de "pendientes" y como este año había propuesto en casa que yo llevaba el postre en nochebuena y Navidad al fin he podido experimentar con ella.

Tengo que decir que la receta es una mezcla entre varias que he leído por internet y la original de la tarta de queso que viene en el libro de Thermomix (en el libro básico quiero decir, que haber hay muchos). Casi todas las recetas que se encuentran por la red tienen entre sus ingredientes nata que sustituye a una buena parte del queso fresco que lleva la receta original, a mí personalmente me gusta la de siempre, además de que no soy demasiado fan de la nata y menos aún si hay que andar arriesgándose a que no se monte en el último momento. También podéis encontrar la receta para hacerla sin la thermomix, con el método tradicional, aunque la que yo pongo es la que se hace con ella.


- Ingredientes -

Para la base de la tarta:
200 g de galletas Oreo (hay quien le quita la crema, yo se la dejé y quedó igual de bonita)
50 g de mantequilla a temperatura ambiente

Para el relleno:
150 g de azúcar
150 g de caramelos de violeta 
500 g de queso frescosin sal (tipo queso de Burgos o también se puede poner queso de untar tipo Philadelphia)
1 yogur griego (o uno natural normal o uno de limón, al gusto del chef)
5 huevos

Para la cobertura:
100 g de caramelos de violeta
150 g de agua
2 hojas de gelatina




- Preparación -

1º- Se vierte todo el azúcar en el vaso de la Thermomix, pulverizando 20 segundos velocidad progresiva 5-10 hasta que queda como azúcar glas. Se reserva y se vierten los 150 g de caramelos para el relleno. Se repite la operación del azúcar hasta pulverizar todos los caramelos. Reservar junto con el azúcar mezclándo ambos en el mismo recipiente.

2º- Se echan ahora en el vaso las galletas Oreo y se trituran durante 20 segundos a velocidad 6. Una vez seguros de que están bien trituradas se añade la mantequilla y se mezcla durante 10 segundos a velocidad 6. Esta pasta homogénea se vierte sobre el molde o los moldes que se vayan a utilizar y con las yemas de los dedos o ayudándonos de una cuchara se aprieta contra la base para que quede firme en su lugar y no se mueva luego al verter el relleno.

3º- Sin lavar el vaso se vierten ahora en él el azúcar con los caramelos pulverizados y todos los demás ingredientes del relleno: el queso fresco, el yogur y los huevos. Se programan 7 minutos, 100º, velocidad 4. Una vez pasado ese tiempo se aumenta la velocidad a 5 y se bate durante 30 segundos para que la mezcla quede más fina. Se vierte entonces en el molde o los moldes, sobre la base de galleta y se deja enfriar en el frigorífico durante al menos un par de horas.

4º Una vez la tarta está fría se prepara la cobertura de gelatina. En un vaso grande o un cuenco lleno de agua se hidratan las dos hojas de gelatina. Mientras se vierten los 150 g de agua en el vaso y se programa 4 minutos, velocidad 1 a 100º. Cuando el agua se calienta se vierten en el vaso los caramelos y se aumenta la velocidad a 3 para que se disuelvan en el agua. Terminado el tiempo los caramelos se habrán disuelto, se añaden entonces las dos hojas de gelatina hidratada y se remueve bien para que se una a la mezcla (unos segundos en velocidad 4 o 5). Esta mezcla se vierte sobre la tarta y de nuevo se mete en el frigorífico hasta que solidifique la gelatina, un o dos horas.
 

En mi caso como somos muchos y practicamente todos estamos a dieta lo que hice fue poner el postre por pequeñas raciones en vasitos. Lo de los vasitos también tiene su historia pues como decidí hacer este postre en el último momento no contaba con recipientes suficientes ni encontré unos que hay de plástico monísimos para canapés y este tipo de cosillas. Entonces pensé en fabricarme los suficientes aros de emplatar con vasos de plástico transparente de los de toda la vida y... mientras los cortaba caí en la cuenta de que los vasitos resultantes eran monísimos y me venían de perlas para lo que yo quería.

Con esta receta sale una tarta mediana en un molde desmontable de bizcocho de unos 22 centímetros de diámetro (aconsejo forrar la base para que sea más sencillo desmontar la tarta y servirla) o unas 16 mini tartas en vasitos individuales. El postre gana sabor de un día para otro y se puede tener en el frigorífico unos tres días perfectamente. La decoración la hice derritiendo una tableta y media de chocolate blanco en el micro, llenando con ella una manga pastelera desechable y haciendo dibujos sobre papel de hornear. Una vez se enfrían están listos para colocarlos, eso si, aconsejo decorar justo antes de servir porque la humedad de la gelatina tiende a reblandecer el chocolate y a disolver el caramelo.


Y esto es todo (menuda entrada más largísima pero es que no quería omitir ningún truco ni detalle), espero que os haya gustado y que si probáis la receta me digáis qué os ha parecido, porque no es un sabor muy común y tampoco un postre empalagoso. Ah y si os ha quedado alguna duda estaré encantada de tratar de resolverla :)

4 comentarios :

  1. Tienen una pinta estupenda ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y estaban muy buenas, jeje. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola querida,

    ¡Feliz año 2013!

    Besos,
    Lany

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Lany! Lo mismo te digo ¡feliz año nuevo! Un fuerte abrazo :)

      Eliminar