Índice con imagenes

Mis galletas de jengibre


Confieso que no domino la decoración de galletas con glasa (aún no lo he intentado con el fondant aunque creo que ese se me resistirá menos) aunque me encantaría. También es verdad que no me preocupa demasiado y que no he practicado tanto como se debe cuando uno quiere aprender a hacer algo razonablemente bien... claro que no lo he hecho porque acabaría engordando a mis compañeros de trabajo, a mi familia y a mis amigas. Y es que estas galletas (y su variación sabor vainilla o la de agua de azahar o la de limón...) están tan buenas que es difícil dejar de comerlas una vez las has probado. Son adictivas.  

La cuestión es que sólo las horneo en ocasiones especiales, cuando quiero regalar algo único y que sé que le gustará al destinatario. En primavera hice galletas de vainilla que parecían hojas y flores, así que para estas navidades me propuse regalar las famosas galletas de jengibre que, como la corona dichosa de la puerta, tanto nos han vendido los americanos pero que yo al menos no había probado nunca. A mi me gusta un pan especiado alemán que vendían en Lidl en forma de obleas recubiertas de chocolate, que no he vuelto a encontrar pero que intuía que se parecería un poquito en el sabor a las galletas de jengibre. Así que me puse a indagar en busca de recetas que me convencieran y después de un par de experimentos comparto con vosotros la receta definitiva de mis galletas de jengibre, espero que os guste.

Aclaro que mi receta es una mezcla de varias que probé, quedando como base de las galletas la receta original de la masa de Mensaje en una galleta, ¡¡unas artistas como la copa de un pino!!, descubrirlas fue genial y seguirlas con ese sentido del humor y esa capacidad que tienen para sorprender semana tras semana es un gustazo para los sentidos. Y ya digo: su receta original de masa para galletas es lo mejor que he probado nunca. 



Receta de galletas de jengibre caseras


Ingredientes:

175 g de azúcar glas
400 g de harina de repostería
225 g de mantequilla a temperatura ambiente (es importante que no esté recién sacada del frigorífico)
1 huevo mediano (también a temperatura ambiente)
2 cucharaditas de café de canela
6 clavos de olor
4 semillas de cardamomo
1 cucharadita de café de jengibre rallado
una pizca de pimienta
una pizca de sal

Para la decoración: media tableta de chocolate para fundir (unos 100 g)



Preparación:


La masa la preparo en la thermomix, pero digo yo que se puede hacer perfectamente "a mano", picando las especias con un picador y amasando los ingredientes después.

1.- Pulverizo el azúcar junto con el clavo, el cardamomo y las demás especias, para que quede un azúcar especiado bien mezcladito que es el que dará ese sabor estupendo a las galletas. 

2.- Añado al vaso de la thermo la mantequilla y el huevo y lo mezclo todo un poquito, sin añadir aire como aconsejan en MEG. Nos tiene que quedar una crema de textura homogénea a la que se le va añadiendo la harina en dos o tres veces, como son 400 g de harina lo que hago es añadir 200, mezclar un poquito hasta que se incorpora bien a la crema y añado luego los otros 200 y lo mismo, mezclar hasta que queda una pasta que no se pega a los dedos y que es blandita (además de oler de maravilla).

3.- En MEG aconsejan amasarla un poquito, lo que yo hago es manosearla un poquejo al sacarla del vaso de la thermo, le doy forma de bola o la aplasto (dependiendo del tiempo que vaya a tenerla enfriando) y la pongo sobre un recipiente para meterla en la nevera. ¿Por qué la pongo a enfriar incluso en invierno? Pues porque para cortar las galletas y para que mantengan su forma todo lo posible en el horno conviene que estén lo más frías que se pueda. Así que la masa va a la nevera como mínimo media horita.

4.- Una vez enfriada la masa se pone sobre una superficie espolvoreada de azúcar glas (o de la misma harina aunque quedan un pelín mas secas) y se estira con un rodillo. Se corta la forma de nuestras galletas y o bien se ponen sobre la bandeja de hornear cubierta de papel de horno o se meten en la nevera mientras se corta toda la masa. 

5.- Se precalienta el horno a 200º C, se meten las galletas y se tienen de 8 a 10 minutos,  hasta que se vean dorados los bordes. Al sacarlas os parecerá que están blandas pero eso es porque conservan aún humedad, en cuanto se enfrían endurecen y quedan perfectas. Si las tenéis más tiempo se quedarán duras como piedras.


Para la decoración con chocolate:

En un vaso o un recipiente para microondas meto troceados los 100 g de chocolate para fundir, lo pongo en el micro en fracciones de 15 segundos hasta que está completamente fundido (hay que ir removiéndolo) y entonces vierto el contenido en una manga de un solo uso. 

Dispongo las galletas frías otra vez sobre las bandejas de horno cubiertas esta vez de papel de aluminio y con la manga pastelera voy dibujando con el chocolate sobre ellas. Una vez terminadas de decorar hay que dejarlas enfriar una hora al menos, para evitar que al pasarlas a la lata de galletas o a la caja donde se vayan a guardar se aplaste y quede todo hecho un desastre.


***********************


La decoración de los botes quería que fuese tan artesanal como su contenido, así que armada con papel craft (el de hacer paquetes de toda la vida), un papel texturado que compré en Casa, lazo y un bolígrafo apañé el aspecto final que tenía mi regalo. Espero que si hacéis la receta me digáis qué os ha parecido, lleva más especias de lo habitual en muchas que he visto, pero no quedan nada fuertes y si tiene un sabor muy especial.

11 comentarios :

  1. ¡Tienen una pinta estupenda! Y ya se me hace la boca agua al leerte los ingredientes que has ido mezclando mmmm. Por cierto, la foto es preciosa :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! si tienes oportunidad te recomiendo probar a hacerlas con el peque, es sencillo y se divierten un montón. Además de que la casa se llena de un olor estupendo :)

      Eliminar
  2. La presentación sólo, ya da ganas de comerlas,...Si te gusta mucho la cocina, te recomiendo este blog de una compañera de trabajo. Tiene cosas esquisitas:
    http://elnidodelaurraquita.blogspot.com.es/
    Espero que te guste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, lo visito ya mismo :)

      Eliminar
    2. Ya me dijo Sandra que le habías dejado algún comentario que otro. Me alegro que lo hayas visitado.

      Eliminar
    3. Tiene unas recetas estupendas, me ha gustado mucho su blog así que lo tengo ya en favoritos. Gracias por el enlace :)

      Eliminar
  3. me encanta hacer galletas y ahora esta receta será la próxima que ponga en práctica. Gracias, Charo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay de qué, espero que me des tu opinión sobre ellas cuando las pruebes. Un abrazo :*

      Eliminar
  4. Eso de las galletas de jengibre me trae muchos recuerdos. Y tienes razón en cuanto al olor :) Tarja, la esposa de mi jefe que es finlandesa y además Chef, suele hacerlas con cierta frecuencia pues son parte de la repostería básica finlandesa. Aquí se vendieron muy bien en la Feria de las Culturas Amigas del año pasado y creo que este año va repetir.

    Las tuyas, las que veo aquí se ven muy apetitosas, la verdad y su botecito es una auténtica monada -creo que te dije que tu presentación causó muy buena impresión a los muchachos de Starbucks que conozco por acá ;)-.

    Te mando un fuerte, fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas galletas si que tienen que estar buenas, Carmen, no me extraña que sean un éxito.

      No sabes la pena que me da que no haya llegado mi envío navideño, en él iba un botecito de estos. En fin, habrá que volver a preparar algo especial e intentarlo de nuevo ;)

      Un abrazo muy muy fuerte.

      Eliminar
  5. Ya llegó y ya las estoy disfrutando porque con ellas me desayuno todos los días :) Es la mejor manera que he encontrado de iniciar la jornada lo mejor posible :) Gracias y muchos besos.

    ResponderEliminar